No es nada nuevo decir que estamos frente a un nuevo camino que espera a ser construido a medida que lo transitamos. En el día del marketing, es importante reflexionar sobre “el marketing que se viene” o por lo menos el que creo que será (¿nadie tiene el destino comprado no?). Creo que hablaremos de una sociedad de consumo moderado. Una nueva sociedad que aprendió puertas adentro a revincularse con las personas de su entorno.

El comportamiento del consumidor será diferente, más tecno y menos vivo. Pero posibilitará que cada barrio tenga su propio desarrollo. Las formas de trabajo cambiaran a la virtualidad. Todo pasará por las pantallas y el dinero virtual donde las expresiones serán a través de lo emojis. Pero esto no es necesariamente ni bueno ni malo, sino que representa un cambio. La publicidad será más geolocalizada y llegará a nuestros celulares.

Hay una importante reconversión de la industria con mucha creatividad. Las personas deberán reconvertirse. En esta cuarentena no hubo rubro que no haya sufrido de alguna manera, lo que reafirma las características de esta “modernidad líquida” de Bauman. Esto representa un parar para volver a empezar de otra manera, y esto puede ser una gran oportunidad.

Escrito por Gabriela Galindo